Djukic: "Puedo dirigir al máximo nivel en España"

Enlaces Google

Djukic: "Puedo dirigir al máximo nivel en España"

Djukic se ve capacitado para dirigir en España y tiene ofertas. Cuando llegó del Deportivo de La Coruña y jugó los primeros minutos en el viejo estadio de Mestalla muchos pensamos que era un temerario, un imprudente, un defensa loco que se atreve a regatear al delantero rival en su área, a los pocos partidos se ganó la confianza de la grada. El 5 del Valencia, ha sido uno de los mejores defensas que han pasado por el club che, era elegante sacando el balón, ni un pelotazo, siempre encontraba un buen pase, y sobre todo, era tranquilo y fríio en el césped, era seguro, muy seguro. Uno de los componentes de la mejor defensa del Valencia, la de los Angloma, Carboni, Ayala y Pellegrino, acaba de comenzar hace unos años un nuevo camino, el de entrenador. Valefutbol.com se ha reunido con Miroslav Djukic (19-06-1966 / Stitar Sabac, Serbia) a unos pocos metros del estadio de Mestalla, cerca del césped dónde este elegante defensa dejó su huella en la historia de ese estadio, y del Valencia Club de Fútbol.

-Muy buenas Miroslav Djukic. Has ganado con el Valencia una Copa del Rey, una Supercopa de España, una Liga, y además has jugado dos finales de Champions. Tendrás muchos buenos recuerdos en el club de Mestalla.

-Muchos recuerdos y muy buenos. La época de seis años en Valencia fue llena de éxitos, de muy buenos recuerdos.

-¿Algún partido especial?

-Los partidos más importantes contra el Real Madrid o Barcelona donde consigues cosas, sobre todo las victorias que nos han llevado a conseguir cosas. 

-Ahora, con el paso del tiempo, se valora más aquellos años de glorias para el valencianismo.              

-Después de muchos años sin conseguir títulos se sentía un cierto nerviosímo en la ciudad con tantos años sin títulos, y tuvimos suerte de poder ofrecer la Copa del Rey, e iniciar el principio de un ciclo muy bueno en el Valencia.

-Comencemos por el inicio de tu historia como futbolista. Naciste en Sabac (Serbia) empezaste a jugar en el RAD Belgrado, y allí te vio el Deportivo de la Coruña, que no iba en principio a por ti pero les gustaste, y a pesar de tener tus dudas, te decidiste por venirte a España.

-Sí. Yo también tenía las ofertas de clubes de Francia y de otros equipos. El Deportivo por entonces estaba en Segunda División, pero ellos confiaban mucho en mí, y al final me convencieron. A partir de entonces el Depor creció, paso de Segunda a ser importante en Primera (el Superdepor). En el Deportivo estuve seis años, y luego, otros seis en Valencia.

-Si no hubieses tenido la buena suerte de ganarte la vida con el fútbol, ahora podrías estar con las máquinas excavadoras.

-Sí. En Serbia era conductor de máquinas excavadoras, pero mi vocación era el fútbol, siempre estaba jugando.

-A Pellegrino se le recuerda en Valencia por el penalti fallado contra el Bayern Munich en la final de la Liga de Campeones. A Riquelme en el Villarreal por el que erró contra el Arsenal en semifinales. Y de tu etapa en el Depor, aquel penalti que te paró el portero del Valencia, González, y que os dejó sin la liga. La memoria en el fútbol suele ser injusta.

-La gente siempre se queda con los aspectos impactantes, pero a mí me avala la trayectoria. Doce años en la liga española, el extranjero con más partido en la Primera División, dónde gané dos Copas del Rey, dos Supercopas, una Liga… A mí no me importa que la gente se quede con el penalti fallado porque son cosas impactantes que suelen quedar grabadas.

-Para fallar un penalti hay que atreverse a lanzarlo…

-Son cosas del fútbol. Yo fui ejecutor de una pena máxima que al final no pudo ser, pero uno se queda tranquilo de haberlo dado todo, y de haberse preparado. A veces sale bien, y otras no.

-Sobre ese mal recuerdo hay un detalle precioso que habla de la grandeza del fútbol. A la mañana siguiente de haber fallado aquel penalti, te encuentras en tu casa una pintada que reza: “Djukic, te quiero igual”.

-Recibí muchos apoyos. En La Coruña me apoyaron mucho, fue un momento duro, y los compañeros, el club, los amigos…me ayudaron en aquel momento.

-Entonces todos los caminos te dirigían a Valencia. Debutaste en la liga con el Depor frente al Valencia, le ganaste una Copa del Rey (la del agua en el Santiago Bernabeu), perdiste una liga con el Valencia…

-Muchas batallas libramos y me destino final fue Valencia, y muy contento por ello, por venir a un club grande. Por detrás de Madrid y Barcelona es el más grande de España, que lucha por los títulos. Además, una ciudad donde siempre, junto a mi familia, nos hemos encontrado muy a gusto, muy identificados, y en resumen, muy contento por venir.

-En el Valencia dejaste el recuerdo de un defensa elegante y frío. Elegante por la forma de sacar el balón, dabas pocos pelotazos, sacabas la pelota buscando siempre un buen pase a un compañero. Frío porque eras capaz de regatear al delantero más peligroso en tu área, jugadas que al principio asustaba a la afición, pero como siempre te salía tan bien, dabas una enorme seguridad.

-Estaba bien dotado técnicamente  y me sentía capaz de controlar unas situaciones que otros no se sentían capaz, confiaba en mí, quería sacar el balón controlado desde atrás. He sido un jugador peculiar, que se caracterizaba por buena colocación, un estilo que ahora cada vez se utiliza menos.

-Tras tu paso por Tenerife, colgaste las botas, ¿y que tal tu etapa inicial como entrenador?

-Es totalmente diferente, de ser jugador donde solamente piensas por ti mismo a ser el entrenador donde tienes a veinticinco tíos que tienes que acoplarlos y formar un bloque, sacar el máximo de cada uno, q todos se sientan importantes, es totalmente diferente. La experiencia ha sido muy buena. Primero he estado con la selección de Serbia sub'21, luego estuve en el Partizán de Belgrado dónde fuimos campeones de invierno, y ahí, me ficha la absoluta y tuve una experiencia negativa, porque fuimos a los Juegos Olímpicos y tuve problemas con la Federación Serbia, se me negaban jugadores que no me dejaban llevar, y otras cosas que no son normales, pero bueno, todo es una buena experiencia para mí como entrenador. Ahora el tiempo dirá como es Miroslav Djukic entrenador.  

-De tu paso por la selección de tu país, Serbia, ¿hay algún jugador interesante para fijarse de cara a los próximos años?

-Casi todos ya están colocados (risas). Serbia siempre tiene jugadores importantes, pero el problema es que tiene una liga poco competitiva, tiene dos o tres equipos de nivel y con el resto hay mucha diferencia.

-Hace un tiempo se rumoreó sobre un interés del Getafe en hacerse con tus servicios.

-Hubo ofertas del fútbol español. Tarde o temprano me saldrá mi oportunidad porque me gusta entrenar, y me veo capacitado para dirigir equipos en el máximo nivel. He estado en Serbia dirigiendo un equipo que lucha por los títulos como es el Partizan, y con la selección, que no me pilla de novato, me siento capacitado de ejercer esta profesión.

-Como entrenador de fútbol que ya eres, ¿Cómo estás viendo a Unai Emery en el Valencia?

-Está haciendo una buena campaña. Salvo un tramo que aparecieron muchas cosas extradeportivas y el equipo se despistó un poco, dónde se hablaba mucho más de problemas económicos, de suspensión de pagos y estas cosas que descentraron mucho al equipo y tuvo una racha nefasta. Creo que está siendo una temporada muy buena y Emery está haciendo un gran trabajo.

-Ahora, sigues defendiendo la camiseta del Valencia, con los veteranos del club en la Liga Indoor de Fútbol, ¿Cómo te estás encontrando?

-Bien. Estamos compitiendo, hay mucha igualdad. Pero lo más importante es que estamos divirtiendo a la gente, porque es diferente, hay muchos goles, hay muchos cambios en el resultado, el juego es muy entretenido y la verdad es que se disfruta y al final estamos haciendo lo que más nos gusta que es competir.

-Hay ex futbolistas que deciden entrenar, otros seguir jugando a fútbol para divertirse, otros participar en medios de comunicación como comentaristas. Todos muy respetables. Pero, hay uno, ex compañero tuyo, al que le sigue la polémica, Santiago Cañizares, por sus opiniones en una emisora de radio donde está de comentarista y donde no ha hablado nada bien de algunos de sus ex compañeros (Hilderbrand, Baraja, del própio Djukic…). ¿Qué valoración haces?

-Cada uno es libre de actuar o decir cómo piensa. Yo no he escuchado sus comentarios. Yo siempre intento ser respetuoso hacia los profesionales, compañeros, ex compañeros. Sabes que esta profesión es criticable por lo que supone, y cada uno actúa como cree.

-Este sábado partidazo en Mestalla, Valencia-Barcelona, ¿ves al Valencia capaz de ganar a este Barça?

-Siempre es posible. Si el Valencia es valiente y atrevido puede ganar al Barça. El Barcelona está jugando muy bien, es un equipo muy agresivo, de mucha calidad, pero si el Valencia es atrevido puede ganar, si se mete a defender va a perder.

EL DJUKIC MÁS CERCANO

-¿Recuerda como eran sus primeras botas?

-Unas negras, nada especial, supongo que me las regaló el club que nos las solía comprar.

-Un estadio de fútbol

-Los ingleses, por su ambiente, la gente está muy encima, son campos muy acústicos, siempre la gente animando.

-Te gusta la informática.

-Sí, y la suelo aprovechar para mi trabajo. No puedes controlar todo pero es bueno tener datos, luego los datos por sí mismos no son importantes, pero sí de ellos puedes sacar conclusiones pues son de provecho. Si sabes cuánto ha corrido un jugador no te sirve de mucho, pero si sabes a qué ritmo luego te vale para realizar trabajo. Los entrenadores muchas veces nos obsesionamos en unas cosas que no tienen mucha utilidad, pero soy competitivo y quiero sacarle provecho a esto.

-Curiosidades del fútbol, ¿alguno de tus hijos (tiene dos) te ha salido futbolista?

-Los dos siguen practicando el fútbol. El mayor tiene 19 años, está estudiando en Inglaterra, debe ser internacional y está jugando con un equipo. El pequeño está aquí, tiene 17 años y juega en el Torre Levante.

-¿Son defensas como su padre?

-No, huyen (risas). Recuerdo que los dos lloraban muchísimo porque siempre el primer puesto que les ponían los entrenadores era como central, y ellos lloraban, no querían ser centrales, uno es extremo izquierdo y otro mediocampista defensivo.

-Un viaje futbolero o no…

-Me gustó mucho San Petesburgo (Rusia), pero hay muchos lugares. Me gusta mucho la naturaleza, el mar, la montaña, donde uno esté a gusto con la gente.     

-Se está a gusto hablando con Miroslav Djukic, buena suerte entrenador.